Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Sábado 15 de agosto de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Graciela Amalfi
CABA - Agentina
Escribo porque me produce un eterno placer. No soy escitora, sólo una simple "escribidora".
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Marzo 2010
El bar del Diablo Calvo
El abuelo Félix
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

15/02/11 | 14:37: MONINA dice:
Hola, te felicito por todo lo que expusiste, todo me gustó mucho, me encantaría contar con vos en mi grupo de amigos, es por eso que te invito, puedes promocionarte exponiendo tus cuentos, poesías o escritos o tus sentimientos o tus sueños, te elegí además porque sos de Argentina, me encanta valorar a los poetas argentinos, además me gustó mucho tu referencia! Yo no escribo o no soy escribidora como vos pero me gusta leer poesías, reflexiones, frases, cuentos, relatos, textos breves, de todo un poco,como verás me gusta más ser lectora o sería leedora según vos? jajaja, bueno como te decía, si querés formar parte de mi grupo de amigos: “PUNTO DE ENCUENTRO AMIGOS DE BS.AS”, si gustás conocernos, también podés decirle a alguien de tus conocidos o amigos, si quieren ser nuestros amigos y al igual que a vos si quieren mandarnos algo sobre:"El Verano", "Las vacaciones", "La playa", "El mar", "La Amistad", "Los Amigos", "El amor", "Estar enamorada" o que tengan que ver con estos temas y quieran además tener nuevos amigos, tener una linda amistad duradera, fiel e incondicional, si apostás a la Amistad y aceptás comprometerte con ella, te invito a que transites nuestro camino de la Amistad con nosotros a cambio te ofrecemos toda nuestra amistad, estar en las buenas como en las malas, ser una buena compañía a través de mensajes, Chat o en encuentros de grupo en salidas varias, nuestro lema es: “Unirnos por la Amistad” Creemos que es un pequeño y humilde aporte para “La Paz en el Mundo”, dale aceptás? Te estaremos esperando con toda la buena onda y amistad por siempre y yo con los brazos abiertos virtualmente y quizás algún día en persona para darte la bienvenida! Soy de Temperley, Buenos Aires, Argentina, psicopedagoga Coord.Gral.: MONINA Para Suscribirse: puntodeencuentroamigosdebsas-subscribe@gruposyahoo.com.ar
06/04/10 | 19:34: Fernando Omar Vecchiarelli dice:
Interesante historia lástima lo que ocurrió con ese Bar de Floresta
26/03/10 | 19:58: alejandro romero ( letras al azar) dice:
Graciela, otro excelente trabajo, una historia original y sorprendente. Felicitaciones, Saludos, Besos & Abrazos.
Vínculos
Tres relatos bíblicos y otros cuentos Tres relatos bíblicos y otros cuentos


David Slodky
Nació en Salta, en 1946, donde reside actualmente. Es L... Ampliar

Comprar$ 40.00

Escuchá Radio De Tango

boticaria.blogspost.escribirte.com


En este blog volcaré algunos de mis cuentos y noticias de interés literario, comentarios acerca de escritores conocidos y poco conocidos, cuentos y/o novelas que ma han impactado, etc.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

El abuelo Félix



 

 EL ABUELO FELIX

 

 

Corrían los años 70 y algo más.

Cuando pasó.

Mi abuelo materno era un gringo bien gringo. Hijo de italianos venidos al país casi al principio del siglo XX. Nació por el mes de julio de 1901.

Sus ojos eran tan azules como todos los mares juntos, hermosos, bellos.

Nunca volví a ver unos ojos de ese color tan cielo, tan mar en calma.

Francisco era su nombre, pero todos le decían Félix, “don Félix “.

Según me contó mi madre, su abuela  en  realidad quería llamarlo así. Pero por esas cosas que pasaban en los pueblos del campo, se dio que se llamara Francisco en lugar de Félix.

Igual para poco sirvió.

 Porque él era el abuelo Félix, don Félix, papá Félix.

Nunca quiso que lo tuteáramos.

-Eso es una falta de respeto, nos decía.

Ni sus seis nietos, ni sus tres hijas, ni la abuela Irene, entendían su filosofía del respeto. Pero igual “lo respetábamos” y lo tratábamos de USTED.

Mi abuelo paterno, era distinto, no pensaba igual. Claro, don Pedro siempre vivió en la ciudad.

 El abuelo Félix era del campo, bien del campo.

-El mejor para las matemáticas, decían todos.

Mi madre y mis tías aún hoy lo repiten. El abuelo resolvía la más compleja cuenta numérica de la forma más rápida y de la operación matemática que le pidieras.

A veces me pregunto si mi atracción hacia esa materia la habré heredado de él.

Era un gringo corpulento, con mucho cabello cano, manos enormes.

Y sus ojos tan azules, como nunca he vuelto a ver. Esto ya se lo conté.

Un día de febrero de esos 70 y algo más, estaba yo  en una habitación de mi casa.

Leyendo, tranquila, sin nadie alrededor.

Y no sé, oí algo dentro mío, si oí, digo bien, no sentí.

 Oí una voz que me dijo:

-         Mañana tu abuelo o tu papá se van a morir.

 Inconscientemente hice mi elección.

Que pensamiento tan extraño, me dije.

No entiendo nada, qué significa esto, pensé.

Salí del cuarto.

Me fui a la cocina donde estaba mi madre.

 No le conté nada. Cómo iba a contar semejante locura, semejante pensamiento.

Mi abuelo, ya viudo, vivía a unas cinco cuadras de casa.

 Todas las tardes con mamá y mi hermano íbamos a visitarlo un rato.                    

Su casa era la más linda del pueblo y creo que aún lo sigue siendo. Lamento tanto que ya no sea de la familia.

Cuántos recuerdos escondidos ahí dentro, cuántas travesuras, cuántas risas, cuánto calor a familia.

Era la tarde del 26 de febrero,  estábamos llegando a la casa del abuelo Félix. Una vecina se nos acerca y nos dice que el abuelo está tirado en el parque.

Salimos corriendo y sí: Ahí estaba.

 La tijera de podar en su mano derecha, tirado en el suelo, los ojos semiabiertos.

Alguien salió corriendo a buscar a la única enfermera del pueblo.

Mi madre, la vecina  y yo lo llevamos como pudimos hasta su habitación.

Qué pesado que era su cuerpo, ahora más que nunca.

Llegó la enfermera.

 El ahí tendido en su cama, ella tratando de reanimarlo.

Yo miraba desde el pie de la cama.

El abuelo no volvía en sí.

 

Ya más no recuerdo.

Seguramente después llegó la ambulancia, mis tíos, mis primos.

No lo sé.

Sólo sé que ese día mi abuelo murió.

Nunca me animé a contarle esto a nadie.

Siempre cargué con esa culpa.

Mi cruz es si mi pensamiento atrajo a la muerte.

 Pero, si yo no pensaba en ella, a los dieciséis años no se piensa en ella.         

Y tampoco me animé a contarlo porque temía que pensaran que estaba loca, que alucinaba o inventaba cosas de jóvenes.

Lo raro, es que hoy con mis más de cuarenta años, tampoco me atrevo a contárselo a nadie.

Sólo quien esté leyendo esto conocerá mi secreto, mi duda, mi confusión.

Y al final…

 Sólo recuerdo los ojos azules, tan azules…

 

 

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
15/03/10 | 19:11: alejandro romero ( letras al azar) dice:
Graciela, costó pero por fin se pudo abrir tu blog! Tremendo texto el que has elegido para presentarte, una gota de talento que seguramente seguirá haciéndonos humedecer los ojos. Espero te sientas a gusto en este rincón de sueños, donde puedes compartir los tuyos con los nuestros. Cariños y te invito por Letras cuando quieras.
alejandro.romero@live.com.ar
 
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS